En esta sección obtendrás información relacionada con la Pequeña Vía Aérea. Podrás consultar qué es, cómo se diagnostica, la importancia que tiene y su tratamiento tanto en Asma como en EPOC.

Definición de la pequeña vía aérea

Resumen

Las vías aéreas se van ramificando continuamente hasta alcanzar el área pulmonar periférica. Con cada ramificación se disminuye el diámetro pero se aumenta el volumen y la superficie pulmonar total. Se denomina pequeña vía aérea a los bronquios sin cartílago a partir de la 8ª generación o de un diámetro luminal < 2 mm. La totalidad de las vías aéreas pequeñas conforma la mayor parte de la superficie de las vías aéreas.1

Pocas vías aéreas grandes, muchas pequeñas

A partir de la tráquea, las vías aéreas se van ramificando hasta alcanzar el área pulmonar periférica. Podemos distinguir tres partes: las vías aéreas grandes, la pequeña vía aérea, y la zona de intercambio de gases o zona respiratoria (Fig. 1). Las distintas ramificaciones definen las llamadas generaciones, que se enumeran de modo consecutivo empezando por los dos bronquios principales.1

Figura 1 – Generaciones de división: pocas vías aéreas grandes, muchas pequeñas
  • Las vías aéreas grandes llegan hasta las ramificaciones de los bronquios subsegmentarios de la 7ª generación.
  • Los bronquios que carecen de cartílago a partir de la 8ª generación y los bronquiolos de un diámetro interior < 2 mm se denominan pequeña vía aérea. Estas vías conectan las vías aéreas grandes con los alvéolos, en los que se produce el intercambio de gases pulmonar con los capilares circundantes.
  • En el nivel de la 16ª generación de ramificación, las vías aéreas pequeñas pasan a la zona de intercambio de gases o zona respiratoria.

Vías aéreas pequeñas, gran importancia

Las continuas ramificaciones de las vías aéreas hacen que el número de las vías aéreas pequeñas aumente constantemente, mientras que el diámetro de cada una de ellas se reduce con cada nueva ramificación. Esto se traduce, respectivamente, en un mayor volumen total de las vías aéreas y de la superficie pulmonar hasta la periferia. En conjunto, hasta la cuarta generación, la superficie es de aproximadamente 0,029 m2. En cambio, hasta la generación 23, la superficie aumenta hasta alcanzar aproximadamente 140 m2. En total, la pequeña vía aérea contribuye el mayor porcentaje del volumen pulmonar total (aprox. 4500 ml), que representa el 98,9% del total (Fig. 2).2

Figura 2 – Resistencia de las vías aéreas: diferencias en pacientes con asma y EPOC

El volumen total de la vía aérea aumenta bruscamente a medida que aumenta la ramificación. Por ello, a igual flujo de aire, en las personas sanas las partes centrales grandes del pulmón, como la laringe y la tráquea, ofrecen una gran resistencia al flujo aéreo, ya que la sección transversal total de los bronquiolos conectados en paralelo es mucho mayor (Fig. 2).3 En cambio, en los pacientes con asma y EPOC la situación se revierte, ya que en ellos la máxima resistencia de las vías aéreas se encuentra en las vías aéreas pequeñas. Las mediciones de presión endobronquiales directas muestran que la resistencia en la pequeña vía aérea en los pacientes con asma es del 50 %-60 % y en los pacientes con EPOC supone hasta el 90 % de la resistencia pulmonar total, mientras que en las personas sanas es solo del 10 %-25 %.2

Figura 3 – Tratamientos farmacológicos: hay que tener en cuenta el depósito de partículas en las vías aéreas

Para acceder, en sentido terapéutico, a la pequeña vía aérea se requieren tratamientos farmacológicos que alcancen esta zona del pulmón y puedan ejercer allí su efecto. Estudios gammagráficos pudieron demostrar para la combinación extrafina a dosis fijas del corticosteroide inhalado (ICS) beclometasona y del agonista ß2 de acción prolongada (LABA) formoterol un depósito elevado y uniforme hasta en la pequeña vía aérea en asmáticos y en pacientes con EPOC.3,4

Bibliografia

1. Husemann K et al., Pneumologie 2012; 66: 283–289. 2. Usmani OS, Barnes PJ., Ann Med. 2012; 44 (2): 146-156. 3. Husemann K et al., Pneumologie 2012; 66: 283-289. 4. Leitao F et al., Expert Rev of Respi Med. 2016; 10(4): 417-42. 5. Postma DS et al., Eur Respir J 2015; 45:1534-1538. 6. Weibel ER. Morphometry of the human lung. New York: Academic Press Inc.; 1963. 7. Mariotti F et al., ERS Congress 2011; Poster 830 (für FOSTER®NEXThaler® 100 μg/6 μg). 8. De Backer W et al., J Aerosol Med Pulm Drug Deliv 2010; 23: 137–148 (für FOSTER®Dosieraerosol100 μg/6 μg)