En esta sección obtendrás información relacionada con la Pequeña Vía Aérea. Podrás consultar qué es, cómo se diagnostica, la importancia que tiene y su tratamiento tanto en Asma como en EPOC.

Importancia de la pequeña vía aérea

Resumen

Hasta hace unos años se admitía que las vías aéreas grandes eran el principal escenario del proceso inflamatorio en el asma. Sin embargo, la remodelación de las vías aéreas inducida por la inflamación afecta a todo el árbol bronquial, es decir, tanto a las vías aéreas grandes como a la pequeña vía aérea. La inflamación en todo el pulmón produce la obstrucción de las vías aéreas y, en consecuencia, la función pulmonar se reduce.

La pequeña vía aérea en el asma bronquial: un escenario de la inflamación

En la fisiopatología del asma, la atención estaba centrada hasta ahora en los procesos inflamatorios de las vías aéreas grandes. Sin embargo, existen estudios que demuestran que en las vías aéreas periféricas también se produce inflamación y alteración estructural. Actualmente se acepta que, en el asma, todas las regiones del pulmón, es decir, tanto las vías aéreas pequeñas como las grandes, se ven afectadas por las alteraciones inducidas por la inflamación.1

Alteraciones fisiopatológicas e implicación de las células antiinflamatorias

En los pacientes con asma se pueden apreciar diversas alteraciones patológicas en la pequeña vía aérea. Entre otras cosas se produce una alteración de las células inmunitarias y de los mediadores inflamatorios; particularmente los eosinófilos son más numerosos en la pequeña vía aérea que en las grandes de los pacientes asmáticos2 (Fig.1). La infiltración de células inflamatorias que secretan citocinas y quimiocinas produce a largo plazo una remodelación estructural con engrosamiento de las paredes alveolares y bronquiales.3

Se ha podido demostrar esta remodelación, debida a la inflamación que produce un estrechamiento de las vías aéreas (obstrucción), en todos los niveles de gravedad del asma. Esta remodelación se produce tanto en las vías aéreas grandes como en las pequeñas (< 2 mm).4

La obstrucción tiene como consecuencia la reducción de la función pulmonar

La obstrucción también se refleja en la reducción de la función pulmonar, por ejemplo, en un valor FEV1 disminuido, (volumen espiratorio forzado en un segundo) o en un valor PEF (Peak Expiratory Flow) reducido. Estas reducciones son, generalmente, reversibles y desaparecen de forma espontánea o tras un tratamiento farmacológico adecuado.5 Ya en los pacientes con asma de carácter leve pudo apreciarse una resistencia de la pequeña vía aérea 7 veces superior en comparación a los sanos, aunque la capacidad en un segundo era similar.6 Por tanto, para mejorar los síntomas y el pronóstico de los pacientes con asma, es conveniente un tratamiento que también vaya dirigido específicamente a la pequeña vía aérea.7

Sin embargo, debido a su difícil acceso, no resulta sencillo valorar la pequeña vía aérea. Con los métodos clínicos habituales como, por ejemplo, la espirometría y la pletismografía corporal, se pueden apreciar típicamente en el asma la inflamación y la obstrucción de las vías aéreas. Hasta ahora no se ha podido establecer un criterio de referencia para el diagnóstico de la pequeña vía aérea.8

El estudio ATLANTIS estudia la pequeña vía aérea

Con este objetivo se inició el estudio observacional prospectivo ATLANTIS8. Este estudio debe proporcionar más conocimientos sobre la afectación de la pequeña vía aérea y su importancia para la evolución del asma y contribuir al desarrollo de métodos con los que se pueda demostrar la patología de las vías aéreas pequeñas.8

El asma bronquial es una enfermedad de las vías aéreas heterogénea y crónica, caracterizada por una inflamación continua y una hiperreactividad de estas vías9. Es una de las enfermedades más frecuentes a nivel mundial. La Organización Mundial de la Salud (WHO) calcula que en la actualidad hay 235 millones de afectados.10 El número de fallecidos en todo el mundo anualmente por esta afección es de unos 250.000.11 Se pueden diferenciar principalmente dos formas de asma bronquial: el asma extrínseca o alérgica y el asma intrínseca o no alérgica (a menudo provocada por infecciones de las vías aéreas). También son posibles las formas mixtas de asma extrínseca e intrínseca.12

Bibliografia

1. Virchow JC, Pneumologie 2009; 63(Suppl 2): S96–101. 2. Hamid Q et al., J Allergy Clin Immunol 1997; 100: 44–51. 3. Hamid Q, Tulic MK. Ann Thorac Med 2007; 2: 28–33. 4. Bergeron C et al., Can Respir J 2010; 17 (4): e85-e93. 5. Martinez FD, Vercelli D., Lancet 2013; 382 (9901): 1360-1372. 6. Wagner EM et. al., Am J Respir Crit Care Med 1990; 141 (3): 584-588. 7. Usmani OS, Barnes PJ., Ann Med. 2012; 44 (2): 146-156. 8. Postma DJ et al., Eur Resp J 2015; 45: 1534–8. 9. Global Initiative for Asthma (GINA), Global Strategy for Asthma Management and Prevention 2016; https://ginasthma.org/2016-gina-report-global-strategy-for-asthma-management-and-prevention. 10. https://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs307/en/. 11. https://www.lungeninformationsdienst.de/krankheiten/asthma/verbreitung/index.html 12. https://www.daab.de/atemwege/was-ist-asthma/