Te mantenemos al día de las iniciativas relevantes en salud respiratoria, así como innovación vinculada a eHealth y salud respiratoria.

Las APPs y la eHealth ¿determinantes para modificar la sanidad del futuro?

La eHealth está en constante crecimiento y genera un interés cada vez mayor por parte de los diferentes actores vinculadas al ámbito de la salud, así como de la sociedad en general.

 

En las aportaciones que está realizando la eHealth, las apps contribuyen a cambiar los roles en la comunicación entre profesionales sanitarios y pacientes, además de aportar herramientas que facilitan que el paciente o usuario tome las riendas de su salud.

 

El estudio realizado por Institute for Healthcare Informatics (IMS), señala que el 70% de las apps se dirigen al público en general, a través de los segmentos de bienestar y ejercicio físico. El resto, un 30%, están ideadas para los profesionales sanitarios y sus pacientes. La funcionalidad más común es la de aportar información (39,8%), seguida, en un porcentaje mucho menor, de proveer de instrucciones de uso (21,4%) y registrar o capturar datos del usuario (18,7%). El principal uso que se les da es el relacionado con la prevención o estilos de vida (alimentación, actividad física, sueño, relajación, control de adicciones, etc.

 

Research2Guidance, en su informe del “Mercado Móvil de Salud 2011-2016 ”, muestra que en 2012, unos 247 millones de los usuarios de smartphones se descargaron al menos una aplicación de eHealth, casi el doble que el año anterior. De hecho, en 2015 un tercio de los usuarios de smartphones tendrá instalada al menos una app de salud. Sin embargo, más del 50% de las apps disponibles recibieron menos de 500 descargas y solamente 5 apps registraron el 15% de todas las realizadas en la categoría de salud. Como indica el estudio realizado por IMS Institute, esto se debe a varias razones, fundamentalmente a la poca calidad que muestran muchas de ellas, así como a la falta de orientación sobre la utilidad de las mismas y el escaso apoyo que reciben por parte de los profesionales de la salud.

 

Pero, ¿cómo saber qué apps son útiles y cuáles no?. Con el objetivo de impulsar la calidad y seguridad, la Agencia Americana de Medicamentos (FDA) y la Unión Europea han fijado unos criterios de calidad mínimos para las apps de salud. El 25 de septiembre de 2013 La FDA publicó una guía con el objetivo de reglamentarlas, proponiendo una serie de recomendaciones que dan pautas sobre qué apps irán por buen camino y cuáles no. Así mismo, señala que aquellas aplicaciones móviles que funcionen como dispositivo médico (medical devices) y que puedan ‘poner en riesgo al paciente’, serán reguladas por la FDA. Por su parte, la Unión Europea ha creado un directorio de apps de salud con el fin de apoyar a los pacientes para que encuentren apps útiles y fiables.

 

Pero, ¿cómo puede la eHealth modificar la sanidad? Las apps van camino de convertirse en un elemento esencial de las siguientes cuestiones:

1. Empoderamiento del paciente .
Se trata de darle ‘poder’ al paciente, es decir, que se convierta en un elemento activo en el tratamiento y seguimiento de su enfermedad. Esto tiene relación con el concepto de ‘paciente experto’ defendido por la Universidad de Stanford, que promueve un modelo educativo en donde cada persona ha de ser consciente de la importancia que el autocuidado puede desempeñar en su salud -comer bien, hacer ejercicio, dormir las horas necesarias-, así como estar informado y participar de forma activa en el abordaje de su enfermedad.

2. Modificación de hábitos.
Otro de los desafíos que tiene por delante la eHealth, se relaciona con su potencial para modificar comportamientos beneficiosos para la salud. Existen ya numerosas aplicaciones destinadas a controlar la actividad física, la dieta o los cigarrillos consumidos por el usuario para incentivar unos hábitos de vida más saludables, a través de técnicas como la ‘gamificación’. Ésta incorpora elementos derivados del juego (niveles, puntos, premios, etc.) para fomentar la implicación y motivación por parte del usuario en ese proceso de cambio conductual.

3. Cambio de relaciones y procesos.
Cada vez hay más profesionales sanitarios que utilizan los smartphones y tablets como herramienta de trabajo. Y es que las apps tienen muchas utilidades en la relación médico-paciente, ya que facilitan la comunicación y el tratamiento de las enfermedades, sobre todo en aquellas de tipo crónico. El paciente puede ir incorporando los síntomas que percibe (estado de ánimo, dolor, fatiga, etc.) o determinados niveles (presión arterial, glucosa, etc.) de forma periódica y en cualquier momento y lugar, lo que permite un fácil seguimiento por parte de su médico. Por otro lado, las apps permiten una mejor gestión sanitaria -en la petición de citas, consultas entre especialistas, el acceso al historial médico, etc.-, así como el ahorro en costes y optimización de procesos, repercutiendo directamente en la mejora de la calidad asistencial.

4. Monitorización.
Gracias al desarrollo tecnológico del sector móvil y a la incorporación de sensores y de todo tipo de dispositivos (como las gafas Google Glass o la pulsera VivoSmart, de Garmin), cada vez es más fácil registrar parámetros físicos que indican el nivel de actividad y el estado de salud de cada usuario de forma totalmente personalizada. Estamos en el camino de que nuestro propio teléfono o tableta puedan hacer electrocardiogramas y medir el azúcar en sangre, la saturación de oxígeno, la capacidad de los pulmones… lo que permitirá instaurar un nuevo método de atención sanitaria.

5. Almacenamiento ‘inteligente’ de datos.
La eHealth ofrece la capacidad de manejar grandes datos como nunca se ha tenido en sanidad. Si se respeta la privacidad de las personas, se abre una perspectiva increíble para acceder a una información muy útil en el estudio de estadísticas, prevalencia y actitudes frente a numerosos aspectos biomédicos, imprescindibles en el diseño de cualquier estrategia sanitaria a medio y largo plazo. Desde hace tiempo se escucha el concepto de ‘big data’, que, en el caso de la salud, trata precisamente de cómo integrar la cantidad de datos provenientes de dispositivos, redes sociales, aparatos médicos, registros en papel, etc., y estructurarlos de forma eficaz para predecir, prevenir y personalizar enfermedades.

 

En resumen, podríamos decir que la eHealth y las apps en particular, es un sector en crecimiento que ofrece muchas posibilidades para innovar en salud. Cada vez son más las personas en todo el mundo que usan smartphones y tablets, y las apps se están convirtiendo en un poderoso instrumento para la gestión de las enfermedades crónicas, la promoción de hábitos saludables, el empoderamiento de los pacientes y la detección temprana de enfermedades.

Autor: Eva Velasco (experta e-salud)

####

Referencias:

https://www.imshealth.com/en/thought-leadership/quintilesims-institute/reports/patient-apps-for-improved-healthcare#ims-form

https://www.research2guidance.com/shop/index.php/downloadable/download/sample/sample_id/160

https://www.fda.gov/downloads/MedicalDevices/DeviceRegulationandGuidance/GuidanceDocuments/UCM263366.pdf

https://www.ticsalut.cat/flashticsalut/html/es/articulos/doc36290.html

https://www.ontsi.red.es/ontsi/sites/ontsi/files/los_ciudadanos_ante_la_e-sanidad.pdf

https://www.elmundo.es/elmundosalud/2009/12/28/medicina/1262024526.html

ÚLTIMAS PUBLICACIONES
Simposio Virtual SEMERGEN

Simposio Virtual SEMERGEN

La Cátedra INSPIRA-UAB estrena un programa de podcast para formar e informar sobre la COVID-19 en el área respiratorio

La Cátedra INSPIRA-UAB estrena un programa de podcast para formar e informar sobre la COVID-19 en el área respiratorio

LA IMPORTANCIA DE LA ADHESIÓN TERAPÉUTICA EN LAS PERSONAS CON ASMA ANTE LA COVID-19

LA IMPORTANCIA DE LA ADHESIÓN TERAPÉUTICA EN LAS PERSONAS CON ASMA ANTE LA COVID-19

CHIESI ESPAÑA PONE EN VALOR LOS CONOCIMIENTOS DE LAS PERSONAS CON FIBROSIS QUÍSTICA PARA PROTEGERSE FRENTE AL SARS-COV-2

CHIESI ESPAÑA PONE EN VALOR LOS CONOCIMIENTOS DE LAS PERSONAS CON FIBROSIS QUÍSTICA PARA PROTEGERSE FRENTE AL SARS-COV-2